Ir al contenido principal

EL fracaso como forma de aprendizaje

Cuántas veces nos han dicho desde niños que si intentas algo y no lo logras eres un fracasado y el creer en ello es aceptarlo. Las creencias son sentimientos de certeza sobre algo. Por lo tanto tenemos que desaprender las creencias negativas que tenemos inculcados en nuestro ser desde hace mucho tiempo. Por lo tanto si algo te salió mal, entonces inténtalo de nuevo y con más bríos hasta que lo logres, si no se puede de una forma se podrá de otra.
En una prueba experimental, se le pidió a una persona que no era buena encestando balones que encestara un balón en 10 intentos  y lógicamente la persona  no encestó ni una sola vez, luego se le pidió que se vendara los ojos mientras que otras personas la vitoreaban y le daban palabras de aliento cada vez que encestara una canasta, las personas la vitorearon a pesar de que no había encestado ni una sola vez. Luego se sacó la venda y encestó 3 canastas de 10. Esto demuestra que el poder de la motivación y el aliento y el tener la creencia de que sí lo puede realizar hizo que cambiara su actitud y pudiera siquiera encestar algunas pelotas.
Cuántas veces el bebé intentó caminar hasta que lo logró, cuántas veces el mismo bebé intentó hablar hasta que finalmente lo logró. Talvez sea porque los bebés no tienen ninguna creencia aprendida de que no pueden hacer determinadas cosas y de que los papás los alentamos a pesar de que se equivocan muchas veces.
Entonces cuando no salgan bien las cosas a la primera, piensa que son sólo experiencias que permiten aprender a como no hacer las cosas.
Le preguntaron una vez a Thomas Alva Edison como es que fracasaste en eso de inventar la bombilla eléctrica, a lo que él respondió, “No es que fracasé, ahora conozco 187 formas de intentarlo que no dan resultado”
Así como la constante gota labra la piedra así el hombre persistente jamás se desanima.
Por lo tanto el fracaso no debe de deprimirnos sino debemos tomarlo como una forma de obtener experiencia para saber cómo hacer mejor las cosas.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Muñeco articulado para estimulación temprana

Son dos muñecos de corrospum, tienen brazos y piernas movibles, un muñeco es hombre y la muñeca es mujer.
Edad: 3-4-5 años
¿Qué desarrolla? Desarrolla concepto corporal-esquema corporal e imagen corporal-esquema corporal. Desarrolla la lateralidad.
Recursos: Corrospum de color piel, plumón indeleble 26 chinches mariposa tijera

!Manos a la obra!
Marcar los moldes en el corrospum y recortar las piezas, usar el color piel para el cuerpo de los niños y otros colores para las ropas, el cabello.
Cortar por los agujeros y unirlos mediante los chinches mariposas, de modo que se puedan mover con facilidad.
Actividades: Compara los muñecos, identifica si es niño o niña. Describe las características de cada muñeco articulado Menciona las partes del cuerpo del muñeco articulado Señala el brazo derecho e izquierdo y la pierna derecha e izquierda





El mundo es tuyo pero tienes que ganártelo

Es un libro motivador que fue escrito por el autor Coreano Kim Woo-Choong para la juventud pero sobretodo para la juventud de Corea, pero que puede servir de motivación para otros jóvenes ya que fue traducido a muchas lenguas como el inglés, chino, japonés, parsi ruso, uzbeco, húngaro, mongol, vietnames, malayo, camboyano, polaco, francés, español.  Esta serie de escritos fue publicada por primera vez en lengua coreana en 1989, e incluida en la edición local del libro de Guinnes de los Récords después de superar el millón de copias vendidas. El libro comienza con un sueño, el sueño de un hombre por querer sacar adelante una empresa, pues después de la guerra en Corea había mucha pobreza.   Quienes tienen sueños no conocen la pobreza, porque las personas son tan ricas como sus sueños. Los sueños son la fuerza capaz de transformar al mundo.
Éstos son algunos consejos que le da a la juventud:
Si tu tienes un sueño lucha mucho por realizarlo pues estos determinarán el rumbo de tu vida. La ju…

Abolillado y trozado y rasgado

Abolillado Formar bolitas con las manos, se puede usar papel crepé, arcilla, plastilina. Esto es para desarrollar su motricidad del niño de 3-5 años. Primero se forman las bolitas con las palmas de las manos, luego con los dedos y finalmente con el índice y pulgar. Trozado y rasgado El niño de 3 a 5 años troza el papel con las manos, primero hace trozos grandes y luego pequeños. Los rasgados se hacen cogiendo el papel con las dos manos y rasgándolos, primero se hace rasgados libres, luego en tiras, después sobre líneas rectas y finalmente lo mas complejo es sobre líneas curvas.